Biodanza, más que un ejercicio físico

biodanza

Biodanza, más que un ejercicio físico

La salud de nuestro cuerpo y nuestra mente es uno de los aspectos que más nos preocupan hoy en día. En un mundo donde los problemas nos acechan a la vuelta de la esquina, donde nuestro ritmo de vida nos impide dedicar suficiente tiempo al cuidado de nuestras emociones y de nuestra mente, encontrar una actividad que permita ejercitar el cuerpo en conexión con las emociones y la mente, que haga posible integrar lo que sentimos, lo que pensamos y lo que hacemos con lo que somos, es un verdadero regalo.

El baile siempre ha aparecido en nuestra vida como una forma de expresión sin palabras, la manera de dejarse llevar, de sentir la música en el cuerpo y expresar casi sin darnos cuenta el flujo de emociones que esos sonidos en conexión con nuestro cuerpo nos evocan. Basado en este principio surge lo que se conoce como biodanza o danza de la vida, una serie de ejercicios, movimientos, relajación e interacción con otras personas al ritmo de la música que puede aportar una gran cantidad de beneficios, siendo apta para cualquier persona independientemente de su estado físico o de su edad.

Beneficios de la biodanza

Uno de los principales beneficios que las personas que practican biodanza experimentan es la liberación de tensiones y mayor bienestar. Se vuelven capaces de exteriorizar lo que tienen en su interior, sin emplear palabras, armonizando su cuerpo, sus emociones y su mente para de esta manera, conseguir una integración total de emociones y acciones. Es decir, al conseguir ese estado de armonía entre lo que se siente y lo que se piensa evitamos pensar una cosa y acabar haciendo otra. La biodanza nos ayuda a ser coherentes y consecuentes, a liberar tensiones para reducir nuestra carga emocional y mental y sentirnos mucho más libres y realizados.

La biodanza fomenta la salud del organismo. El uso de ejercicios armónicos basados en la vitalidad, la sexualidad, la creatividad, la afectividad y la trascendencia hacen posible que la calidad de vida de las personas que practican esta disciplina mejore, convirtiéndolas en personas mucho más saludables. Las personas se vuelven más vitales, más creativas, capaces de disfrutar mucho más de la vida. En definitiva, permite que se viva más en armonía con uno mismo y con el entorno que nos rodea.

Al tratarse de una actividad donde la expresividad está a flor de piel permite eliminar tensiones y estrés, lo que se traduce en muchas ocasiones en una mejora en ciertos dolores musculares del cuerpo.

La biodanza es una manera de expresión, es una terapia donde se mejora el estado del cuerpo y la mente, permitiendo ver la vida desde una perspectiva mucho más optimista y saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *