El eje de unión entre cuerpo y alma

neurodanza

El movimiento

El cuerpo memoriza las experiencias vividas en las fascias musculares. De este modo las aloja en el inconsciente.
Es en las fascias musculares donde se encuentran las transacciones emocionales que realizamos desde nuestra más tierna infancia, incluso desde el útero materno. Estas programaciones se van quedando grabadas en la memoria muscular haciendo que más adelante, con el paso de los años, la forma en las que nos movemos, actuamos e incluso pensamos quede determinada y limitada por estos patrones.
Con la práctica de la Neurodanza podemos llegar a hacer consciente y transformar nuestras creencias limitantes en creencias que enriquezcan nuestros potenciales humanos.

El inconsciente

El inconsciente es el origen de todos los problemas que tenemos y también de toda la grandeza que nos sucede en la vida.
Desde los problemas más sencillos a los más complejos, los que parecen que no tienen salida, todos tienen un foco en común; el inconsciente, el reflejo de nuestro niño interior que se manifiesta en el cuerpo y en la realidad que experimentamos, haciendo que no podamos vivir de un modo satisfactorio áreas de nuestra vida como la pareja, el trabajo, el dinero, la salud, las amistades, el tiempo libre, la familia, o la autorrealización.
o el simple hecho de sentirse bien con uno mismo.
Las experiencias negativas que vivimos en cualquiera de las áreas indicadas, pueden transformarse mediante la práctica de la Neurodanza. Esta disciplina favorece una armonía total cuerpo-alma-mente y emociones gracias a movimientos orgánicos y llenos de sentido existencial. De este modo, dejamos salir a la verdadera persona que hay dentro de cada uno. Para que se produzca este cambio, que va de dentro hacia fuera, se refuerzan las emociones positivas y los «darse cuenta» asociados a la forma de movernos y de relacionarnos. Con este proceso mejoramos nuestro cuerpo, sentimos mayor bienestar y disponemos de la energía para enfrentarnos a los problemas del día a día.

Unión cuerpo-alma

Ya los antiguos filósofos hablaban de la necesidad de integrar cuerpo y alma. Platón con el mundo de las ideas o su discípulo, Aristóteles, con su teoría hilemórfica planteaban la unión necesaria entre el cuerpo y el alma mediante la capacidad innata de sentir, actuar y pensar que es la propuesta que ofrece Neurdanza. De esta manera podremos desarrollar plenamente las facultades que nos hacen verdaderamente seres humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *